Ritual de protección

CHAKRA DEL CORAZÓN, RITUAL DE PROTECCIÓN.

Dentro de tu esfera de luz estás protegido. La frecuencia vibracional del chakra de tu corazón no durará mucho si no estás acostumbrado a utilizarla, de modo que no te demores excesivamente. La sensación es agradable, lo sé, pero en este caso la utilizaremos para algo concreto.

Coloca las palmas de las manos en el suelo, siempre dentro del triángulo de tus piedras.

En este punto quizás experimentes una sensación de náuseas.

La segunda fase del ritual es la limpieza.

En el caso de que haya un espíritu maligno sentirás su presencia, pero de un modo distinto. Lo percibirás pero no sentirás miedo ni amenaza alguna. Recuerda, en tu esfera de luz estás a salvo.

No te dirijas directamente al espíritu y mucho menos le preguntes su nombre. Cuando barres la suciedad de tu casa o jardín no le hablas a los insectos, ¿por qué lo harías aquí?

Invierte la vibración de tu visualización. En vez de aumentar la circunferencia e intensidad de tu esfera de luz, inspírala.

Con cada inspiración irás llenando tus pulmones de luz. Tu cuerpo, a partir de ahora, es tu propio campo de protección.

Cuando hayas absorbido toda la luz, ponte lentamente de pie, sal del triángulo de piedras y dirígete al exterior de tu casa.

Sopla pausadamente a favor de la brisa. Hazlo sin albergar sentimiento alguno, mucho menos odio.

Si una mariposa se mete en tu habitación seguramente no querrás matarla pero tampoco que se instale allí. El espíritu se irá con la vibración de la luz al igual que una mariposa se iría si encontrara una ventana abierta.

Muy bien, ahora regresa a tu casa.

Quema algunas fragancias de sándalo en todas las habitaciones.

El espíritu, salvo que estés tratando con una entidad poderosa, se habrá ido, pero su presencia quizás siga sintiéndose durante algún tiempo.

No repitas el ritual, y mucho menos en las noches subsiguientes. De hecho, nunca abuses del chakra del corazón para combatir a los espíritus. Su poder es muy fuerte pero también necesita períodos de recuperación.

Bien, la última etapa es sellar tu casa para que ningún espíritu pueda entrar.

Coloca las tres piedras en un frasco de vidrio lleno de sal, y ciérralo. Si en tu casa existe la posibilidad de enterrarlo, hazlo. De no ser posible consérvalo cerca de la puerta de entrada durante 28 días. Luego puedes deshacerte de él.

 

Llámame para saber más, soy vidente buena, recuerda que estoy aquí para ayudarte 806 474 487 – 917 377 713

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *